Site Overlay

Elsa SCHIAPARELLI

(principales diseñadores de moda del mundo en los años 20 y 30)

La pionera diseñadora de moda parisina Elsa Schiaparelli nació el 10 de septiembre de 1890 en Roma, Italia. Tras trabajar en una boutique de Nueva York, Schiaparelli se trasladó a París, donde comenzó a diseñar su propia ropa. Su trabajo y su sentido del estilo marcaron el aspecto de la moda en los años 20 y 30, y sus prendas fueron usadas por algunas de las mujeres más famosas del mundo.

A mediados de los años 20, Elsa Schiaparelli dejó florecer su creatividad y se convirtió en diseñadora independiente. Durante un tiempo, se asoció con una amiga que había adquirido una marca en declive. Elsa pronto recuperó su independencia para poder expresarse plenamente. Su idea, sencilla pero radical e ingeniosa, fue un jersey tejido a mano con un motivo de trampantojo en blanco y negro. Este jersey fue considerado inmediatamente una «obra maestra» por Vogue y Estados Unidos lo convirtió en producto estrella en pocos meses.

Su famoso Wrap Dress

Su chaqueta con oropel y cristal

El jersey negro &blanco

La colección de piezas de punto se completó con bañadores pijamas de playa y accesorios. Los motivos se hicieron más variados (tortugas abstractas, esqueletos, tatuajes marineros, etc.), al igual que los colores, jugando con los contrastes (blanco y negro, negro y tonos vivos). Esta mezcla de alta costura y ropa deportiva tuvo tal repercusión al otro lado del charco que los fabricantes textiles estadounidenses le ofrecieron sus primeros acuerdos de licencia.

Siguió su éxito inicial con otra colección de trajes de baño y ropa de esquí que tuvo una buena acogida, así como con la «falda dividida», una de las primeras formas de pantalones cortos para mujeres. En 1931, las faldas divididas de Schiaparelli fueron usadas por la campeona de tenis Lily d’Alvarez. Ese mismo año, se supo que había ampliado su trabajo a los trajes de noche.

A medida que su fama crecía, Schiaparelli se movía cada vez más en círculos famosos. Algunas de las mujeres mejor vestidas del mundo la adoraban, como Daisy Flowers, Lady Mendl y Millicent Rogers.

Schiaparelli también diseñó ropa para el cine y el teatro. Su trabajo apareció en más de 30 películas a lo largo de su carrera, sobre todo en Every Day’s a Holiday.

Su reputación era tal que se convirtió en la primera mujer diseñadora de moda en aparecer en la portada de la revista estadounidense Time en 1934. Desde el principio, Elsa y sus diseños para mujeres con una personalidad fuerte e independiente atrajeron a clientas famosas: Wallis Simpson, la futura duquesa de Windsor (cuyo ajuar llevaría la etiqueta de Schiaparelli)

En 1932, la Casa de Costura, que se había convertido en «Schiaparelli – Pour le Sport, Pour la Ville, Pour le Soir» (Schiaparelli – Ropa deportiva, de ciudad y de noche), abarcaba varias plantas e incluía ocho talleres que acogían a más de 400 empleados. Al año siguiente, Elsa Schiaparelli abrió una tienda y salones en Londres y una oficina en Nueva York. Tras el lanzamiento de su primera fragancia «S» en 1928, presentó una colección de tres perfumes -Soucis, Salut y Schiap- en 1934. Al año siguiente, la Casa de Costura se hizo cargo del Hotel de Fontpertuis, en el 21 de la plaza Vendôme: cinco plantas, 98 habitaciones, más de 700 empleados y una boutique en la planta baja con vistas a la columna Vendôme. Elsa tuvo la idea de recortar los artículos de prensa que celebraban su éxito para crear una impresión de recortes de periódico.

Paralelamente a este desarrollo económico, el diseño siguió siendo el centro de las actividades de Elsa. Alternaba la ropa deportiva con las líneas sobrias, los trajes «hard chic» y los vestidos de día con los vestidos de noche descaradamente seductores. Se inspiró en el vestuario masculino para crear el primer abrigo-camisa en 1935.

Los años 30 marcaron sus colaboraciones más famosas: Salvador Dalí, con quien creó piezas hoy legendarias (trajes con bolsillos de cajón, un sombrero-zapato, un vestido con estampado de langosta, un vestido esqueleto, el vestido lágrima)

Colección Alta Costura 2017, La semana de la moda de París

Señora de los zapatos

1937 vio el lanzamiento del perfume Shocking y el color «shocking pink».

Esta creatividad desbordante que sacudía sensibilidades se vio pronto interrumpida por la Segunda Guerra Mundial. Hasta el verano de 1940, Elsa luchó por mantener su Casa de Costura en activo para conservar el mayor número posible de puestos de trabajo e incluso lanzó un perfume, Sleeping. Ante los ataques aéreos, creó prendas prácticas y cómodas: monos con cremallera y maxi bolsillos destinados a albergar el equivalente a un bolso, un abrigo con bolsa integrada, vestidos transformables, etc.

En 1946, al compás de las mujeres que viajaban cada vez más, Elsa causó sensación con el armario Constellation: seis vestidos, un abrigo reversible y tres sombreros plegables, todo ello de menos de 12 libras. A pesar de la huelga de parte de sus talleres de alta costura, Elsa presentó su colección en agosto de 1949. Las piezas no estaban terminadas. Todavía se veían alfileres, muestras de tela y no había ojales. Sin embargo, el estilo juvenil, el atrevimiento evidente y el vestido de noche con sujetador visible hicieron que el New York Times calificara la colección de «llamativa». Newsweek dedicó su portada a Elsa.

Elsa Schiaparelli+Salvor Dalí y su broche de constelación

Elsa Schiaparelli fue una diseñadora de moda a la altura de Coco Chanel en su época de esplendor, y fueron archirrivales en el periodo entre las dos guerras mundiales. Sin embargo, el nombre de Schiaparelli no ha tenido la longevidad y el reconocimiento de Chanel, ya que su empresa cerró en 1954, incapaz de seguir el ritmo de los tiempos y abandonada a su suerte. Hace seis años, Diego Della Valle, del Grupo Tod’s, adquirió la marca Schiaparelli.

EL RETORNO DE LA CASA DE SCHIAPARELLI

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.