Site Overlay

Itinerarios

  • 3 semanas

Esta ruta de 850 km por la región más verde y menos industrializada de Corea ofrece la oportunidad de detenerse en decenas de islas rurales, cenar en innumerables marisquerías y profundizar en las tradiciones artísticas.

Jeonju, capital provincial de Jeollabuk-do, cuenta con un fascinante pueblo hanok repleto de casas y edificios tradicionales. También es la cuna del clásico plato de arroz bibimbap y un lugar para disfrutar del vino de arroz lechoso makgeolli. Utilícelo como base para visitar el templo Geumsan-sa, del siglo VI, en el Parque Provincial de Moaksan. No se pierda el Parque Provincial de Maisan, donde puede caminar entre un par de montañas con «orejas de caballo» y encontrar un jardín escultural de pináculos de piedra apilados por un místico budista en el templo de Tap-sa. También se puede practicar el senderismo o el esquí en el hermoso Parque Nacional de Deogyusan. A ambos se accede a través de la ciudad de Jinan.

La ciudad portuaria industrial de Gunsan cuenta con la mayor colección de edificios del periodo colonial japonés de Corea. Desde aquí se puede tomar un ferry hasta la relajante isla de Seonyudo, situada en medio de 60 islotes casi deshabitados. Cuando sube la marea y sale el sol, las vistas desde aquí son increíblemente hermosas.

Las tumbas de bronce y de la Edad de Hierro salpican las exuberantes y verdes colinas que rodean el pequeño pueblo de Gochang, donde también se puede explorar la fortaleza de Moyang, del siglo XV y cubierta de hiedra.

Más al sur, Gwangju alberga varios lugares históricos interesantes, museos y un importante complejo artístico. Haga una excursión de un día a Damyang para pasear por los senderos de arena a través de su arboleda de bambú Juknokwon. Diríjase al puerto de Mokpo para embarcarse en los remotos paraísos de Heuksando y Hongdo, en el Parque Nacional de Dadohae Haesang.

Admire la tradición centenaria de la alfarería coreana en Gangjin y pruebe alimentos y bebidas elaborados con el saludable té verde en la hermosa plantación de té Boseong Daehan Dawon.

Observe las aves en los humedales de la bahía de Suncheon, incluidos en la lista Ramsar, luego continúe hasta Yeosu, sede de la Expo 2012, y diríjase a la pequeña isla de Odongdo, cubierta de bambúes y camelias, para recorrer sus senderos.

Para una última experiencia isleña, contemple los arrozales en terrazas y los nebulosos templos de la pintoresca Namhaedo. La ruta termina en la segunda ciudad más grande de Corea, Busan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.