Site Overlay

Las 7 películas de Jean-Pierre Jeunet clasificadas de peor a mejor

Director autodidacta, Jean-Pierre Jeunet nació el 3 de septiembre de 1953 en el Loira, Francia. Compró su primera cámara a los 17 años y realizó cortometrajes mientras estudiaba animación en los estudios Cinémation. Conoció a Marc Caro en un festival de animación en Annecy en 1974. Trabajaron juntos en varios cortometrajes, animaciones, anuncios y vídeos musicales. Caro se marchó al principio de la producción de Alien: Resurrección, pero, sin ánimo de ofender, parece difícil descubrir lo que aportó. Si se quitara su nombre de los créditos, sería difícil saber cuándo se fue.

Sus películas son bastante fáciles de reconocer: uso de ángulos de cámara amplios, muchos movimientos de grúa elaborados, uso extensivo de la gradación de color y le gusta contratar actores con rasgos faciales inusuales, ¡adelante Dominique Pinon! Su currículum sería más largo e ilustre si no hubiera declinado cosas como Harry Potter y la Orden del Fénix, Hellboy y La vida de Pi.

En resumen, es talentoso, visionario y muy, muy francés. Si la palabra con «F» le molesta, hágase un favor: busque «Foutaises» o «Things I Like, Things I Don’t Like». Con menos de diez minutos, es una muestra perfecta del estilo, el humor y la complejidad visual de este hombre. A menudo se le menciona al mismo tiempo que a Terry Gilliam, posiblemente por sus raíces compartidas en la animación…

7. Alien: Resurrección – 1997

Situada 200 años después de Alien 3, Alien: Resurrección consigue recuperar a Ripley (Sigourney Weaver) clonándola a partir de muestras de sangre. De paso, alguien pensó que sería divertido introducir algo del ADN del alienígena en la mezcla y ver qué pasaba. El resultado es el habitual… idiotas codiciosos crían monstruos para cosechar, los monstruos escapan, carnicería, muerte, destrucción, etc. hasta que sólo quedan los últimos para salvar el día.

Comúnmente considerada como el punto más bajo de la serie Alien (¡hasta que llegó Prometheus!), pero creo que ha sido muy maltratada. Después de todo, cualquier película en la que aparezca una banda de mercenarios en una nave llamada The Betty no puede ser del todo mala.

Los propios críticos parecían confundidos. Roger Ebert, del Chicago Sun-Times, opinó que «no hay un solo plano en la película que le llene a uno de asombro», pero más tarde la nombró una de las peores películas de 1997. Tom Meek, de Film Threat, escribió: «Los esfuerzos de Weaver y Jeunet se ven perjudicados por la ineptitud del guión de Joss Whedon», mientras que R.L. Shaffer, de IGN DVD, escribió: «Su premiada y extravagante sensibilidad visual francesa (de Jeunet) no encaja bien con el guión de Joss Whedon». La ciudad de los niños perdidos (La Cité Des Enfants Perdus) – 1995

La ciudad de los niños perdidos es una vuelta a la fantasía postapocalíptica y surrealista, pero con más presupuesto

Krank (Daniel Emilfork) y su pandilla (formada principalmente por Dominique Pinons clonados) se proponen robar los sueños de los niños para vivir eternamente. Por desgracia, Krank da tanto miedo que sólo tiene pesadillas. One (Ron Perlman) y Miette (Judith Vittet) se proponen rescatar a los niños, incluido el hermano pequeño de One.

Al no tener el mismo éxito que Delicatessen, es fácil dejarla caer en la categoría de culto, pero creo que es injusto. Es una película visualmente bella, ingeniosa, compleja y, a veces, confusa, que tira de cosas escondidas en los recovecos más profundos y oscuros de tu memoria y merece un público mucho más amplio.

5. El joven y prodigioso T.S. Spivet – 2013

Un prodigio de diez años, T S Spivet (Kyle Catlett), gana un premio de la Institución Smithsonian por su máquina de movimiento perpetuo. Sin decírselo a nadie, parte del rancho familiar en Montana hacia Washington D.C. para recoger su premio y dar un discurso ante una sala llena de invitados bien vestidos, ninguno de los cuales sospecha que el afortunado ganador es un niño de diez años con un secreto muy oscuro.

Otra película basada en una novela, esta vez es ‘The Selected Works of T.S. Spivet’ de Reif Larsen. También hay un conjunto de actores completamente diferente (aparte del omnipresente Dominique Pinon), incluyendo a Helena Bonham-Carter como la Dra. Clair Spivet, la madre del héroe epónimo.

Con su paleta demasiado brillante y sus sensibilidades cuasi-steampunk, hay mucho para complacer al ojo.

4. Un largo compromiso (Un Long Dimanche De Fiançailles) – 2004

Audrey Tautou interpreta a Mathilde, que busca a su prometido hacia el final de la Primera Guerra Mundial. Forma parte de un grupo de hombres acusados de auto-mutilación para evitar el frente en el Somme. Su castigo es ser arrojados en tierra de nadie entre las trincheras francesas y alemanas. Mathilde se niega a creer que su prometido Manech (Gaspard Ulliel) esté muerto y se propone encontrarlo. Jodie Foster tiene un cameo como expatriada polaca en Francia.

Basado en una novela del mismo nombre, escrita por Sébastien Japrisot, este filme se aleja del humor surrealista y oscuro de sus otras películas, además de ser una historia de cierta importancia histórica. No obstante, las técnicas características de Jeunet siguen siendo muy evidentes, ya que ha sido nominada al Oscar por su dirección artística y su fotografía. También fue nominada a doce César, de los que obtuvo cinco.

3. Delicatessen – 1991

El primer largometraje del equipo de Jeunet y Caro es una delicia surrealista. Cirqueros vagabundos, carniceros homicidas, vegetarianos militantes y carteros lujuriosos se reúnen en una comedia negra postapocalíptica.

Dominique Pinon interpreta a Louison, antiguo miembro del circo Stan y Livingstone. Pierde esa actuación después de que el público mate, descuartice y se coma a su compañero el mono Livingstone. Llega al bloque de apartamentos propiedad del carnicero Clapet (Jean-Claude Dreyfus) tras responder a un anuncio de búsqueda de ayuda. Finalmente, descubre lo que les ha ocurrido a los anteriores ayudantes y se propone, literalmente, salvar el pellejo, ayudado por la hija del carnicero, Julie (Marie-Laure Dougnac).

Así, aunque la iluminación y la paleta de colores tenues, el tema, la escenografía y los ángulos holandeses sitúan a esta película en la categoría de cine negro, también es una comedia muy divertida; fíjate en los intentos de suicidio cada vez más complejos de Aurore Interligator (Silvie Laguna) y en la escena de la cama chirriante.

2. Micmacs (MicMacs à Tire-Larigot) – 2009

Micmacs o MicMacs à Tire-Larigot es una vuelta al estilo surrealista, absurdo y cómico que hizo de Delicatessen un éxito.

La historia gira en torno a Bazil (Dany Boon) cuyo padre muere desactivando una mina terrestre. Más adelante, Bazil trabaja en un videoclub y es alcanzado por una bala perdida de un coche. A raíz de esto, Bazil pierde su piso y su trabajo y acaba cayendo en manos de un grupo de inadaptados que viven en una cueva excavada en un vertedero. Cada uno tiene un «don»: un contorsionista, un prodigio de las matemáticas, una bala de cañón humana y un superviviente de la guillotina.

Mientras busca basura útil, Bazil se encuentra con dos empresas enfrentadas; una fabricó la bala alojada en su cerebro y la otra la mina terrestre que mató a su padre. El grupo se reúne para provocar la caída de las dos empresas. Siendo una película de Jeunet, esto se hace de una manera que me hizo pensar en cómo sería Misión: Imposible si la llevaran a cabo Wallace y Gromit.

Esta es una de esas películas que hay que volver a ver para asegurarse de que se capta todo lo que está pasando, ¿cuántas veces puedes detectar el cartel de la película? El París de esta película está idealizado y un poco aséptico, pero no tanto como en Amelie.

1. Amélie (Le Fabuleux Destin D’Amélie Poulain) – 2001

Esta es la que sacó al cine francés de las salas de arte y ensayo para llevarlo a los multicines. Le Fabuleux Destin D’Amélie Poulain», también conocida como «Amelie de Montmartre», también conocida como «Amélie», fue un gran éxito de crítica y taquilla. Es un extravagante cuento de hadas lleno de caprichos, espíritu y magia ambientado en una versión idealizada de París.

Amélie (Audrey Tautou) es una soltera de veintitantos años con una activa imaginación desarrollada durante una infancia aislada; sus excéntricos padres creían erróneamente que tenía un defecto cardíaco y decidieron educarla en casa. Una noche encuentra una cápsula del tiempo escondida por un niño muchos años antes. Decide buscar al niño y devolverle la caja. Su reacción le conmueve tanto que decide dedicar su vida a hacer feliz a la gente. Uno de sus esfuerzos se cruza en el camino de Nino Quincampoix (Mathieu Kassovitz) y, finalmente, Amélie encuentra la felicidad para sí misma.

Si bien la mayoría del mundo parece haberla amado, hubo algunos detractores… una visión poco realista y pintoresca de una sociedad francesa pasada con pocas minorías étnicas, todo estilo y nada de sustancia, y tratando demasiado de ser estrafalaria y linda. Como siempre, invierte las dos horas y decide por ti mismo.

Biografía del autor: Rob es un ex profesor, ex conferenciante, ex trabajador social y ex farmacéutico. Recién jubilado y rastreando Netflix, iTunes y cualquier otro lugar donde pueda ponerse al día con las películas que se ha perdido. Debería ser capaz de hacer algunas matinés también…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.