Site Overlay

Suplementos de vitamina E y riesgo de cáncer de próstata en hombres de EE.UU. Hombres

Materiales y métodos

Población de estudio

Los hombres de este estudio fueron seleccionados de entre los 86.404 participantes masculinos de la Cohorte de Nutrición del Estudio de Prevención del Cáncer II (CPS-II) (en adelante denominada simplemente Cohorte de Nutrición), un estudio prospectivo de la incidencia y mortalidad por cáncer entre 184.192 hombres y mujeres estadounidenses. La Cohorte de Nutrición, como se describe en detalle en otro lugar (12), es un subgrupo de los aproximadamente 1,2 millones de participantes en el CPS-II.

Los participantes tenían entre 50 y 74 años de edad en el momento de la inscripción en 1992 o 1993, cuando completaron un cuestionario enviado por correo. Se enviaron cuestionarios de seguimiento en septiembre de 1997 y 1999 para determinar los cánceres recién diagnosticados. Para los miembros vivos de la cohorte, la tasa de respuesta fue cercana al 91% para ambos cuestionarios.

Excluimos de este análisis a los hombres que se perdieron en el seguimiento desde la inscripción hasta el 31 de agosto de 1999, que informaron de cualquier cáncer prevalente (excepto el cáncer de piel no melanoma) en el momento de la inscripción o cuyo autoinforme de cáncer de próstata no pudo ser confirmado, y a los hombres con información incompleta sobre el uso de vitamina E (N = 13.700). La cohorte analítica estaba formada por 72.704 hombres.

Identificación de los casos de cáncer de próstata

Se identificaron y verificaron 4.281 casos incidentes de cáncer de próstata mortal o no mortal ocurridos entre la inscripción y el 31 de agosto de 1999. Los casos de cáncer de próstata se identificaron a través de un autoinforme de cáncer en los dos cuestionarios de seguimiento (N = 4.154) y se verificaron mediante registros médicos (N = 3.304), a partir de la vinculación con los registros estatales de cáncer (N = 850), o se identificaron si se registraban como la causa subyacente de muerte en un certificado de defunción durante el seguimiento hasta el 31 de agosto de 1999 (N = 127). Las muertes se determinaron entre los miembros de la cohorte a través de la vinculación con el Índice Nacional de Muertes (13).

Para el análisis del cáncer de próstata avanzado, se incluyeron los casos de cáncer de próstata verificados por los registros médicos como estadios C y D según el sistema de estadificación de Whitmore-Jewett, los clasificados como regionales o distantes por un registro estatal de cáncer, y las muertes por cáncer de próstata. Se incluyó un total de 668 casos avanzados en el análisis de casos avanzados.

Evaluación de la ingesta de vitamina E suplementaria

La ingesta de vitamina E suplementaria en el momento de la inscripción en 1992-1993 se determinó mediante un cuestionario semicuantitativo de frecuencia de alimentos (FFQ) de 68 ítems. El FFQ, una modificación del breve «Health Habits and History Questionnaire» (HHHQ) (14, 15), pedía que se informara del número de comprimidos de vitamina E tomados por semana durante el último año. Las categorías de respuesta fueron 1-3 por semana, 4-6 por semana, 1 por día, 2 por día, 3 por día, 4 por día, o 5 o más por día. También se recogió información sobre la dosis de los comprimidos de vitamina E en UI (100 UI, 200 UI, 400 UI, 1000 UI, no sabe). Un total de 1.073 hombres de los 12.099 que informaron del uso de suplementos individuales de vitamina E no informaron de la dosis y se les asignó una dosis de 400 UI, la dosis de suplementos individuales de vitamina E más comúnmente informada. La ingesta total de suplementos de vitamina E incluye contribuciones tanto de suplementos individuales de vitamina E como de píldoras multivitamínicas. La dosis diaria de suplemento de vitamina E se estimó a partir del FFQ utilizando el Sistema de Análisis de la Dieta versión 3.8a (15), que estima el contenido de vitamina E de los multivitamínicos como 31 UI por píldora. La ingesta dietética de α-tocoferol en EE.UU. es considerablemente menor, con una media de unas 15 UI al día (4).

El uso de suplementos de vitamina E a largo plazo se evaluó a través de la información histórica obtenida en el cuestionario CPS-II de 1982. Este cuestionario incluía una sección en la que se preguntaba por el uso actual de cuatro suplementos (multivitaminas, vitamina A, vitamina C y vitamina E). Para cada suplemento, se pedía a los participantes que informaran del número de veces que lo habían utilizado en el último mes y el número de años de uso.

La ingesta de suplementos de vitamina E en la línea de base se examinó por frecuencia y dosis basándose en las respuestas al cuestionario de 1992-1993. Se clasificó a los hombres según la frecuencia de uso como nunca usuarios de suplementos de vitamina E, usuarios ocasionales (hombres que declararon tomar de una a tres píldoras multivitamínicas o tabletas de vitamina E por semana) o usuarios regulares (hombres que declararon tomar cuatro o más píldoras multivitamínicas o tabletas de vitamina E por semana). Entre los usuarios habituales, el uso diario de suplementos fue común, con un 83% de hombres que informaron del uso diario de suplementos de vitamina E (de multivitaminas o suplementos individuales).

La dosis diaria de vitamina E de los suplementos (suplementos individuales y multivitaminas combinados) se clasificó en cuatro categorías de UI (Ninguna, 31 UI, 32 a <400 UI, ≥400 UI). La categoría de 31 UI al día representa predominantemente a los hombres que utilizan multivitaminas pero no suplementos individuales de vitamina E. Una ingesta de 400 o más UI representa al menos el uso diario de un suplemento individual de vitamina E en la dosis más comúnmente reportada (400 UI). El uso de suplementos de vitamina E a largo plazo se examinó combinando la información de los cuestionarios de 1982 y 1992. Para estos análisis, los hombres que en 1982 informaron del uso de multivitaminas o de vitamina E individual 16 o más veces al mes (lo que equivale aproximadamente a 4 veces por semana) y del uso regular de suplementos de vitamina E en 1992 se clasificaron como usuarios regulares; los que no informaron del uso de suplementos de vitamina E ni en 1982 ni en 1992 se clasificaron como nunca usuarios, y los que informaron del uso «ocasional» no cuantificado, o de la ingesta de 1 a 15 veces al mes en 1982 y/o en 1992 se clasificaron como usuarios ocasionales. Se repitieron todos los análisis tanto incluyendo como excluyendo a los hombres que informaron del uso de multivitaminas.

Análisis estadístico

Se utilizó el modelo de riesgos proporcionales de Cox para examinar la asociación de la ingesta de suplementos de vitamina E con la incidencia de cáncer de próstata mientras se ajustaba por otros posibles factores de riesgo. Todos los modelos de Cox se ajustaron por edad (un solo año de edad en el momento de la inscripción) y raza (blanca, negra, otra) mediante estratificación dentro del modelo (16). Los modelos multivariantes también incluyeron variables que ajustaban la educación, los antecedentes familiares de cáncer de próstata en un hermano y/o padre, el tabaquismo, el índice de masa corporal (IMC) (kg/m2) y los quintiles de ingesta energética total, la ingesta de grasa total ajustada a la energía, el licopeno y la ingesta total (dietética más suplementos) de calcio. Todas las covariables, excepto la edad, se modelaron como variables ficticias utilizando las categorías que se muestran en la Tabla 1.

Ver esta tabla:

  • Ver en línea
  • Ver ventana emergente
Tabla 1.

Porcentajes y medias ajustadas por edada,b de las características demográficas según la dosis de vitamina E en 1992, CPS-II Nutrition Cohort, 1992-1999

Examinamos si la asociación entre la ingesta de suplementos de vitamina E y la incidencia de cáncer de próstata variaba según otros factores de riesgo examinados. Dado que el ensayo ATBC (1) observó una reducción de la incidencia de cáncer de próstata entre los fumadores que habían tomado un suplemento de α-tocoferol, se examinó la asociación entre la ingesta regular de vitamina E y la dosis de vitamina E (ninguna, 1-31, ≥32 UI) y la incidencia de cáncer de próstata estratificada por el estado de fumador (nunca, actual y ex fumador). Todos los valores P de interacción presentados son valores P de dos caras para la heterogeneidad de los cocientes de tasas (RR) calculados mediante la estadística de cociente de probabilidad (17).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.